Invictos. La cuarta jornada de LaLigaSmartbank nos dejó un sabor agridulce. No se consiguió la victoria pero el trabajo que viene desarrollando Mere desde la temporada pasada está dando sus frutos. El Fuenlabrada consiguió hacerse con el control del juego a través de una presión alta y ordenada y un juego directo. El gol de la Ponferradina lejos de achicar a los azulones logró que el equipo aumentase la intensidad y disputase los mejores minutos de la temporada. Estamos de acuerdo con las declaraciones de Mere de que este es el camino a seguir.

Plantilla. Por cuarta jornada consecutiva, Mere repitió el mismo once titular y aunque la temporada es muy larga, hay muchas ganas de ver el nivel que pueden ofrecer desde el inicio jugadores nuevos como Oriol Riera, Héctor Hernández, Chico Flores, Alex Vallejo, Iban Salvador o los más recientes Pathé Ciss y José León.

Estadio. Por otro lado, la afición volvió a responder y el Estadio Fernando Torres volvió a superar las 5.000 personas de aforo. El club abrió una segunda puerta para entrar en el Lateral y no se produjeron los incidentes de la jornada anterior.

Mala suerte. Hubo tres acciones clave en el partido en los que el equipo azulón ni estuvo acertado ni tuvo fortuna. El gol de la Ponferradina fue un doble error, dejar rematar a Larrea solo en la frontal del área y la falta de reflejos de Ribas. Además el tiro rozó el palo. El penalti que falló Hugo Fraile no lo tiró muy bien y el balón rebotó en el poste y se fue a córner. Oriol Riera anotó gol pero el VAR lo anuló por un fuera de juego muy dudoso hasta con la imagen del VAR.