El pasado sábado el Fuenlabrada se enfrentó al Rayo Vallecano en la jornada 8 de LaLiga Smartbank. Los caminos que han llevado a estos dos equipos a cruzarse en esta categoría son muy diferentes. El Fuenlabrada ha llegado tras ascender y juega con la ilusión del debutante. Por otro lado, el Rayo Vallecano ha comenzado esta temporada con la tristeza de descender y con la obligación de volver a Primera División cuanto antes. Antes del partido, los locales sumaba 13 puntos y los visitantes 10, por lo que las necesidades del Rayo, que tiene como objetivo ascender, eran mayores.

Primera parte

El partido arrancó con el Fuenlabrada apretando arriba y generando un par de ocasiones claras en los primeros minutos con José Fran y Jeisson como protagonistas. Sin embargo, en el minuto 10, el Rayo Vallecano se plantó con dos pases en el área local y Ulloa consiguió anotar el primer tanto del partido, ante la pasividad de Juanma y Prieto que no estuvieron acertados en el marcaje. Este gol sumado a las largas posesiones sin peligro del Rayo, dejó noqueado al Fuenlabrada y hasta el final de la primera parte no hubo reacción. En varias acciones de Hugo Fraile, Juanma y Jeisson, los azulones estuvieron a punto de recortar distancias pero el marcador al término de la primera parte fue de 0-1.

Segunda parte

Empezó la segunda parte y el juego fue más de lo mismo, posesiones del Rayo sin peligro y ataques rápidos del Fuenlabrada. Jeisson tuvo tres buenas ocasiones que desperdició, el delantero peruano tuvo una tarde aciaga de cara al gol. En el minuto 65, Iribas botó un córner y Juanma envió con la cabeza el balón al fondo de la porteria con un remate rotundo. Se hacía justicia y se igualaba el marcador. Desde ese momento, el Rayo daba por bueno el resultado y el Fuenlabrada era incapaz de volver a generar peligro. Cuando todo parecía acabar en empate llegó la locura. En el minuto 90, Ulloa volvió a rematar de cabeza dentro del aréa pero Biel despejó y el linier levantó el banderín. Sin embargo, el VAR rectificaba y no había fuera de juego y el balón entró antes del despeje de Biel. Ya en el tiempo de descuento, Martín hizo penalti a Juamna y Hugo Fraile lo anotó para volver a empatar el partido y finalizar el encuentro 2-2.

De este modo, reparto justo de puntos en un partido en el que el Fuenlabrada puso más corazón e intensidad y el Rayo más control y equilibrio con un final de infarto. Los locales mantienen su condición de invicto como local y siguen mostrando buenas sensaciones ante una semana con doble partido que se presenta clave para el futuro inmediato.