El Fuenlabrada suma su segunda derrota de la temporada en el Estadio Los Pajaritos. Partido flojo dónde se desaprovecharon 35 minutos con un jugador más. El conjunto azulón que llegaba a Soria con las esperanzas muy altas y siendo el mejor equipo a domicilio se vuelve de vacío jugando, posiblemente, uno de sus peores partidos del año.

Alineación

El técnico fuenlabreño, ante el intenso calendario que le viene por delante, hizo una revolución en su once titular dando entrada a ocho jugadores menos habituales. El inicio del partido fue un poco confuso, el equipo comenzó de partida con lo que parecía una defensa de cinco atrás, con Dani Fernández y Anderson de carrileros, pero que variaba con un típico 4-4-2 metiendo a José León de lateral con Anderson por delante.

Primera parte

En la primera parte, al equipo le costó entrar en el juego y, sobre todo, crear ocasiones. Hacia el ecuador del primer acto, se comenzó a sentir más cómodo y a generar algo de peligro. Todo el juego se generaba por la banda izquierda dónde Anderson, de lo poco salvable, lo intentó una y otra vez. El portugués pedía la pelota y encaró a su par durante los 90 minutos, aunque le faltó acierto en el último pase o los centros al área. Iban Salvador, ayer de segunda punta, también se le vió muy activo durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Desde que se estableció el 4-4-2, el equipo azulón no sufría y se le veía sólido, hasta que un fallo de marcaje hizo que le quedara franca una pelota dentro del área a Curro, que la puso en la escuadra para convertir el único gol del encuentro.

Segunda parte

La segunda parte comenzó sin ninguna novedad y no daba la sensación de que fuera a cambiar mucho lo jugado anteriormente. A los diez minutos de la segunda parte, el VAR advirtió al colegiado de que lo que parecía una falta sin transcendencia, erauna acción peligrosa donde Curro piso a Salvador cuando este estaba en el suelo. Una expulsión que sabía a gol puesto que quedaban 35 minutos por delante para dar la vuelta al marcador. Mere dió entrada a Nteka y Vallejo y colocó una defensa de tres para ir a por el partido. Sin embargo, la superioridad no se tradujo en ocasiones y poco más pasó hasta el final del partido. El equipo abusó mucho del balón largo y sólo Randy le daba un poco de pausa para elaborar algo más la jugada. De hecho, él fue el protagonista en el minuto 88 de la oportunidad más clara para empatar.

Final

El partido llegaba a su fin y el Fuenlabrada desaprovechó una oportunidad de oro para seguir sumando y acercarse al objetivo. Las numerosas rotaciones de Mere, que ni siquiera agotó los tres cambios, no sentaron bien al equipo. El domingo nueva reválida en el Fernando Torres ante el Sporting de Gijón.