Remontar. El pasado domingo el Fuenlabrada intentó llevar la iniciativa frente al Mirandés y le salió caro. En el minuto 9 sufrió una contra que pilló a la defensa descolocada y despertó los fantasmas de las dos derrotas anteriores. Los tres partidos que el Fuenlabrada empezó perdiendo fuera de casa, no fue capaz de remontarlos. Asignatura pendiente del equipo de Mere.

Biel Ribas. Mal partido del guardameta, que solo recibió dos tiros en todo el partido y los dos fueron gol. Además, el segundo fue un centro que se paseó por el área y que acabó dentro del área sin plantar oposición. El portero está recibiendo un gol por partido, dato que contrasta con la temporada pasada cuando recibía solo un gol cada dos partidos.

Mere Hermoso. Apostó por el once habitual incluyendo a Chico Flores por el lesionado Prieto. En el segundo tiempo dio entrada a Riera y Ciss por Jeisson y Clavería intentando cambiar la dinámica del equipo aunque no tuvo suerte. Sin embargo, el tercer cambio cuando el partido ya estaba con el 2-0 en contra, fue dar entrada a Vallejo para sustituir a Glauder. Teniendo a Javi Gómez en el banquillo, podía haber arriesgado en los minutos finales para dar algo más de mordiente al equipo en ataque.

Primer cuarto de temporada. Aunque mañana se jugará el partido pendiente de la jornada 6, el Fuenlabrada acaba el primer cuarto de la temporada en puestos de PlayOff. El equipo ha comenzado con muy buen pie su primer curso en Segunda División con 5 victorias, 2 empates y 3 derrotas. En casa no ha sumado ninguna derrota y será clave mantener este buen nivel como local para conseguir el objetivo de la permanencia.